Categorías

Métodos de Pago

Tipos de pago
Transporte

Encontrar la tecnología RFID correcta

El RFID ha sido una palabra de moda últimamente para cualquier persona que esté interesado en la identificación de artículos. Hasta ahora, el código de barras de confianza ha sido siempre la táctica de la identificación, y ha servido muchas empresas desde hace décadas. Sin embargo, el RFID sigue creciendo como una gran alternativa. Mientras que el RFID puede no ser la mejor opción para reemplazar los códigos de barras en todas las situaciones, este ofrece una serie de ventajas que pueden ayudar a su negocio.  La implantación del RFID en su negocio es un poco compleja que el uso del código de barras, pero nosotros le ayudaremos enseñarle lo que necesita saber para ponerlo en marcha.

Dado que el sistema RFID es un poco diferente el del código de barras, puede ser un desafío saber cuál encajará mejor con su negocio. El primer paso para decidir utilizar el RFID es identificar sus necesidades:

  •  ¿Necesita lectura sin línea de visión?
  •  ¿Cuáles son los rangos de lectura requeridos?
  •  ¿Necesita leer y procesar las etiquetas RFID o también crearlas?
  •  ¿Los artículos tienen números de serie?
  •  ¿El artículo se moverá o estará fijo durante la lectura? ¿Qué tan rápido se moverá?
  •  ¿El artículo contiene metal en su construcción, en la superficie exterior, o en los envases?
  •  ¿En qué factores ambientales estará la etiqueta RFID? ¿Agua, lluvia, nieve, niebla?
  •  ¿Su aplicación utilizará lectores fijos o móviles?

A continuación vamos a revisar los conceptos básicos de RFID y todos los componentes que forman un sistema RFID. El paso por estos puntos y las preguntas anteriores le ayudarán a determinar si la RFID es una solución adecuada y viable para sus necesidades de seguimiento Auto-ID.

RFID Básico

Antes de entrar en todas las partes de un sistema RFID es mejor fijarnos en algunos de los principios básicos de esta tecnología.

Tipos RFID

El RFID está disponible en 3 tipos diferentes, cada uno con sus propias ventajas y limitaciones. En la industria de Auto-ID el más común es el UHF, pero es útil saber cómo distinguirlos y que funciones tienen cada uno.

  •  LF (Low Frequency)

El RFID de baja frecuencia opera en un rango de 13.56kHz y tiene un rango de lectura muy bajo (no llega a un metro). Este tipo de RFID necesita contacto para leer la información. Mientras que este tipo no es útil para el seguimiento de productos, lo encontrarás en aplicaciones como control y acceso de un estacionamiento, gestión de la asistencia de eventos, venta de entradas o el pago con tarjetas.

  •   HF (High Frequency)

El RFID de alta frecuencia opera en un rango de 13.56MHz y tiene un rango de lectura medio metro pero con un lector especializado puede hacer una lectura de 1 metro. El RFID HF tiene menos problemas de interferencias que UHF así que mientras su alcance esté limitado son una buena solución para los pequeños objetos de marcado en líneas automatizadas. Es posible que gracias a su lectura de alta velocidad el HF se haya convertido en una gran opción en los entornos sanitarios donde se han de leer muestras o viales.

  •    UHF ( Ultra High Frequency)

El RFID Ultra high frequency opera entre los 902-928 Mhz en Norte América y a leído rangos de hasta 3 metros. Este tipo, se ha convertido en la opción más utilizada en las aplicaciones Auto-ID debido a su largo alcance de lectura y sus costes. UHF tiene algunos problemas de interferencia en las lecturas pero un sistema bien diseñado puede acabar con ellos. 

RFID Pasivo vs. Activo

A  pesar de la frecuencia del rango, los sistemas RFID pueden ser activos o pasivos. Esta diferencia se refiere a si las etiquetas RFID tienen su propia fuente de energía (batería). Las tarjetas activas son un poco más caras y normalmente más largas. Si tiene un sistema electrónico de peajes estará utilizando un RFID activo. Dado que tienen su propia fuente de energía, tienen rangos de lectura de más distancia y pueden ser leídos a velocidades más rápidas. Las tarjetas pasivas, son las más comunes para los propósitos de Auto-ID ya que se pueden crear etiquetas muy delgadas y tienen un coste muy bajo comparado con las etiquetas activas. La siguiente información se centra en la tecnología UHF pasiva, ya que es la que se ajusta mejor y la más utilizada para el seguimiento de productos.

Cómo funciona el RFID

Con un sistema UHF pasivo, tienes 4 componentes principales: la etiqueta, la antena, el lector y el ordenador principal. The reader is scanning each antenna attached to it so that once a tag enters the field of one of the antenna it is first powered up. Once fully powered, the tag "backscatters" its information which the antenna can then pick up. Esta es la parte más complicada ya que puede haber interferencias. Los líquidos absorben la señal y los metales la repelen. Dependiendo de lo que está etiquetado, donde se coloca la etiqueta, y cuántos artículos tarta de leer a la vez, la realización de cualquier sistema variará en gran medida.

En el caso que la etiqueta este cargada y se lea correctamente, la información es enviada al ordenador principal por el lector. El ordenador debe funcionar con algún tipo de software para poder hacer la lectura de la información de la etiqueta. Se pude utilizar un software de seguimiento de activos,  sistema de gestión de inventario, o incluso una aplicación seguimiento de eventos. Como los códigos de barras, los RFID son un simple identificador pero estas pueden ser leídas mucho más rápido, automáticamente y sin preocuparse por la orientación.  Dado que cada etiqueta tendrá un número único en él, el seguimiento de los artículos sólo estará limitado por sus necesidades y capacidades de software.

Limitaciones

Aunque pueda parecer la mejor tecnología en un principio, el RFID tiene sus limitaciones. Varios de sus problemas con la interferencia, especialmente cuando se trata de líquidos y metales ya están cubiertos. La verdad es que aunque casi cualquier tipo de material podría limitar la exactitud y rango de un sistema RFID. Una paleta completa de productos líquidos no metálicos / aún podría tener problemas si hay una gran cantidad de productos juntos ya que  los de en medio no reciben suficiente señal de la antena.

Aunque sería perfecto que solo con pulsar un botón se hiciera la lectura, la tecnología aún no está tan adelantada. Leer individualmente o colecciones pequeñas es la mejor apuesta para conseguir un una lectura 100% precisa. 

Lo importante de este apartado es que la tecnología RFID es más susceptible al entorno comparado con el sistema de código de barras. Saber dónde colocar las etiquetas, la forma en que serán analizadas, y los productos que tenemos son conceptos que tenemos que tener en cuenta al diseñar cualquier sistema. Conseguir las ventajas que un sistema RFID puede ofrecer dependerá de la bueno o mala organización de su sistema.

 Partes de un sistema RFID

Ahora que ya sabemos algunos conceptos básicos del RFID, podemos empezar a ver conceptos específicos que todo sistema tiene. Elegir los elementos correctos, dependerá en cómo se utilizará y qué tipo de artículos quiere leer. 

  • Etiquetas

Todo sistema debe empezar con la elección de las etiquetas RFID y esta cumplirá con un buen rendimiento dado sus requisitos de lectura, limitaciones de tamaño y el tipo de aplicación que necesite. La etiqueta consiste en dos partes: el chip y la antena. El chip almacena la información de la etiqueta, determina la cantidad de información que puede almacenar, y las características de seguridad disponibles. La antena permite recibir energía y transmitir la información al chip. Normalmente, cuanto más larga sea la antena mejor rango tendrá.  Hay una gran variedad de diseños de chips y antenas para poder funcionar en cualquier aplicación. 

Mientras que estas etiquetas normalmente se encuentran en papel, también hay etiquetas de plástico para entornos que necesitan más resistencia. Para encontrar la etiqueta correcta para su aplicación es mejor probar varios diseños y ubicaciones para determinar el chip y antena que se ajusta mejor a sus necesidades.

  • Impresora RFID

Una vez ha encontrado su etiqueta, querrá encontrar una impresora para codificarlas. Una buena impresora RFID le permite hacer etiquetas codificadas de una forma muy fácil, además le permite imprimir códigos de barras en etiquetas. La información impresa puede ser información adicional no disponible en la parte de la etiqueta RFID, también proporciona un mecanismo de seguridad en caso de que la etiqueta se daña. El uso de códigos de barras y RFID juntos asegura que la información siempre este accesible.

Elegir la impresora correcta siempre se centrará en el volumen de etiquetas que quiere imprimir. Hay impresoras de volumen pequeño como Intermec PC43t o modelos de alta velocidad como Zebra R110Xi4. El gran beneficio que aporta una impresora dedicada a la impresión de RFID es que también es una impresora general. En realidad estas obteniendo dos dispositivos en uno.

  •  Lectores

Hay tres lectores RFID distintos disponibles dependiendo en cómo se recolectará la información.

Fijo

Los lectores fijos se utilizan para crear portales para una lectura automatizada. Con este lector, normalmente podrás tener de 2 a 4 antenas para poder leer las etiquetas. Este tipo de lector es el más común para leer las etiquetas al entrar en una habitación, pasar a través de puertas del almacén, o viajar en una línea transportadora. 

El lector, debe estar conectado un PC principal o en una red para poder transmitir la información. Dado que estos lectores se utilizan normalmente en aplicaciones automatizadas que normalmente tienen conexiones adicionales para apoyar a los sensores de presentación externos o la  luz para notificar a los usuarios que la lectura es completa. El Impinj Speedway Revolution es un ejemplo de un lector fijo con 4 antenas diseñado para aplicaciones industriales.

- Móvil

Los lectores RFID móviles son el mismo como un terminal estándar, pero con una antena RFID y lector. Estos tipos de lectores se hacen para la lectura de las etiquetas de forma manual y en movimiento, también tiene la capacidad de poder escanear código de barras.

Al ser un equipo móvil, los modelos como el Motorola MC3190-Z son la herramienta perfecta para llevar a cabo el recuento de seguimiento de activos e inventario basados en RFID. Todos los datos RFID escaneados se pueden utilizar en un software que se ejecuta en el dispositivo o pueden ser enviados a un sistema más amplio a través de una red inalámbrica. Muchas instalaciones RFID utilizarán lectores, tanto fijos como móviles.

Sobremesa

Para las aplicaciones que necesitan un lector al lado del ordenador, hay algunos dispositivos similares a un escáner de códigos de barras básico. 

Los lectores de escritorio están siempre conectados a un PC y con su software incluido puedes entrar la información de la etiqueta RFID en casi cualquier aplicación. Dado que estos dispositivos están hechos para uso de escritorio, tienen rangos de lectura muy cortos de quizás 30cm máximo. Para lecturas rápidas y fáciles, los lectores de escritorio como el Motorola DS9808-R son la mejor solución.

  • Middleware

El middleware es un software que donde habrá toda la información de su etiqueta RFID para un propósito específico. Como ya se ha dicho anteriormente, se puede utilizar diferentes software como: seguimiento de inventario, sistema de gestión de activos o cualquier otro para diferentes aplicaciones. El elemento importante a recordar, es que una etiqueta RFID almacena un poco más de información que una etiqueta de código de barras y  los lectores RFID (excepto los modelos de sobremesa) 

La solución correcta RFID para su Negocio

Después de esta visión general, has aprendido algunos conceptos básicos del RFID y los componentes de su sistema. La tecnología RFID puede ser una herramienta muy potente para muchas aplicaciones y para muchos negocios pero también has visto que no es una solución para todo. Todas las instalaciones RFID son únicas y requiere una gran preparación y distintas pruebas antes de tomar cualquier decisión. En la mayoría de casos, los negocios empiezan con una instalación RFID limitada. Empiezan con un portal simple o con algunos lectores. A medida que el proceso de prueba y los pilotos se desarrollan, es entonces posible el despliegue de un sistema a mayor escala.  

Encontrar la solución correcta RFID es siempre un desafío y es importante tener en cuenta las ayudas y recursos adecuados. Si el RFID suena como posible solución para su negocio o si tiene preguntas adicionales, no dude en llamar a nuestros expertos. ¡Siempre estamos encantados de ayudarle a encontrar la solución adecuada para sus necesidades!